Chanca     Fecha  6/07/2006 13:56 
Host: 212.51.52.4    IP: 212.51.52.4    Sistema: Windows XP


Volver al foro Responder El Paraiso Biblico Donde sera segun las escrituras?   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Que dice La Biblia sobre el Paraiso [Responder]
Chanca | 03/07/2006, 15:53

Definición: Como fue propio, en la versión griega de la Biblia conocida como la Septuaginta (o Versión de los Setenta) los traductores usaron el término “paraíso” (pa·ra´dei·sos) con referencia al jardín de Edén, porque este, evidentemente, era un parque delimitado. Después del relato de Génesis, los textos de la Biblia que hablan sobre el paraíso se refieren a 1) el jardín de Edén mismo, o 2) la Tierra en conjunto cuando, en el futuro sea transformada hasta llegar a una condición como la de Edén, o 3) condiciones de florecimiento espiritual entre los siervos de Dios en la Tierra o 4) provisiones en el cielo, que le recuerdan a uno el Edén.

¿Se hace referencia a un paraíso terrestre futuro en el “Nuevo Testamento”, o solo se hace esto en el “Antiguo Testamento”?

No es bíblico dividir las Escrituras en dos partes, ni justipreciar las declaraciones bíblicas sobre la base de si se encuentran en lo “Antiguo” o en lo “Nuevo”. En 2 Timoteo 3:16 se nos dice: “Toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa para enseñar, para censurar, para rectificar las cosas”. Romanos 15:4 se refiere a las Escrituras inspiradas precristianas cuando dice: “Todas las cosas que fueron escritas en tiempo pasado fueron escritas para nuestra instrucción”. Por eso, una respuesta sólida a esta pregunta debe tomar en cuenta lo que dice toda la Biblia.

Génesis 2:8 declara: “Plantó Jehová Dios un jardín [“parque”, NBE; “paraíso”, Scío; pa·ra´dei·son, LXX] en Edén, hacia el este, y allí puso al hombre que había formado.” Había una abundancia de vida vegetal y animal variada y extremadamente interesante. Jehová bendijo a la primera pareja humana y les dijo: “Sean fructíferos y háganse muchos y llenen la tierra y sojúzguenla, y tengan en sujeción los peces del mar y las criaturas volátiles de los cielos y toda criatura viviente que se mueve sobre la tierra” (Gén. 1:28). No quedará sin cumplirse el propósito original de Dios de que toda la Tierra sea un paraíso poblado por los que obedecen con aprecio Sus leyes (Isa. 45:18; 55:10, 11). Por eso Jesús dijo: “Felices son los de genio apacible, puesto que ellos herederán la tierra”. Por eso también enseñó a sus discípulos a orar: “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Efectúese tu voluntad, como en el cielo, también sobre la tierra” (Mat. 5:5; 6:9, 10). En armonía con eso, Efesios 1:9-11 explica que Dios tiene el propósito de “reunir todas las cosas de nuevo en el Cristo, las cosas que están en los cielos y las cosas que están sobre la tierra”. Hebreos 2:5 hace referencia a “la tierra habitada por venir”. Revelación 5:10 menciona a los que, como coherederos con Cristo, han de “gobernar como reyes sobre la tierra”. Revelación 21:1-5 y 22:1, 2 agrega descripciones deleitables de las condiciones que existirán en la “nueva tierra”, las cuales nos recuerdan el Paraíso original de Edén y su árbol de la vida. (Gén. 2:9.)

Además, Jesús utilizó la expresión griega pa·ra´dei·sos al referirse al futuro Paraíso terrestre. “Y él le dijo [a un malhechor que estaba siendo fijado a un madero al lado de Jesús, y que expresó fe en el reinado venidero de Jesús]: ‘Verdaderamente te digo hoy: Estarás conmigo en el Paraíso’”. (Luc. 23:43.)

¿Cómo podemos saber con certeza qué quiso decir Jesús con ‘Paraíso’ en su declaración al malhechor, en Lucas 23:43?

¿Se trataba de una morada o mansión temporal para ‘las almas de los difuntos justos’, una parte del Hades?

¿Qué origen ha tenido ese punto de vista? El diccionario bíblico The New International Dictionary of New Testament Theology declara: “Con la infiltración de la doctrina g[riega] de la inmortalidad del alma, el paraíso llega a ser la morada de los justos durante el estado intermedio” (Grand Rapids, Mich.; 1976, edición preparada por Colin Brown, tomo 2, pág. 761). ¿Era corriente dicho parecer no bíblico entre los judíos cuando Jesús estuvo en la Tierra? Otro diccionario bíblico, Dictionary of the Bible, de Hasting, indica que es dudoso que esto haya sucedido (Edimburgo, 1905, tomo III, págs. 669, 670).

Hasta si dicho parecer hubiera sido común entre los judíos del primer siglo, ¿lo habría confirmado Jesús mediante su promesa al malhechor penitente? Jesús había condenado enérgicamente a los fariseos y escribas judíos por enseñar tradiciones que estaban en conflicto con la Palabra de Dios. (Mat. 15:3-9; véase también la sección titulada “Alma”.)

Jesús sí fue al Hades cuando murió, como se muestra en Hechos 2:30, 31. (El apóstol Pedro, al referirse aquí a Salmo 16:10, usó Hades como el equivalente de Seol, según se nota en la cita.) Pero no se declara en ninguna parte de la Biblia que Seol/Hades o cualquier parte de él sea un paraíso que proporcione placer a alguien. Más bien, Eclesiastés 9:5, 10 dice que los que están allí “no están conscientes de nada en absoluto”.

¿Era el Paraíso que se menciona en Lucas 23:43 el cielo o alguna parte del cielo?

La Biblia no apoya el parecer de que Jesús y el malhechor hayan ido al cielo el día en que Jesús le habló. Jesús había predicho que, después que se le hubiera dado muerte, él no sería resucitado sino hasta el tercer día (Luc. 9:22). Durante aquel período de tres días él no estuvo en el cielo, porque después de su resurrección dijo a María Magdalena: “Todavía no he ascendido al Padre” (Juan 20:17). Fue 40 días después de la resurrección de Jesús cuando sus discípulos vieron que fue elevado de la Tierra hasta desaparecer de su vista mientras emprendía su ascensión al cielo. (Hech. 1:3, 6-11.)

El malhechor no cumplió los requisitos para ir al cielo ni siquiera en algún tiempo posterior. No había ‘nacido otra vez’... puesto que ni había sido bautizado en agua ni engendrado por el espíritu de Dios. El espíritu santo no fue derramado sobre los discípulos de Jesús sino hasta más de 50 días después de la muerte del malhechor (Juan 3:3, 5; Hech. 2:1-4). Jesús, el día en que murió, había hecho un pacto para un reino celestial con los ‘que con constancia habían continuado con él en sus pruebas’. El malhechor no tenía tal registro de fidelidad y no fue incluido entre aquellos. (Luc. 22:28-30.)

¿Qué indica que este Paraíso es terrestre?

Las Escrituras Hebreas nunca habían hecho concebir a los judíos fieles la esperanza de recibir un galardón de vida celestial. Aquellas Escrituras señalaban la restauración del Paraíso aquí en la Tierra. En Daniel 7:13, 14 se había predicho que cuando “gobernación y dignidad y reino” le fueran dados al Mesías, ‘los pueblos, grupos nacionales y lenguajes todos le servirían aun a él’. Dichos súbditos del Reino estarían aquí en la Tierra. Por lo que el malhechor le dijo a Jesús, estaba claro que estaba expresando la esperanza de que Jesús se acordara de él cuando llegara aquel tiempo.

Entonces, ¿cómo estaría Jesús con el malhechor? Estaría con él en el sentido de que lo levantaría de entre los muertos, haría provisiones para satisfacer sus necesidades físicas, le ofrecería la oportunidad de aprender acerca de los requisitos de Jehová para la vida eterna y de conformarse a dichos requisitos (Juan 5:28, 29). Jesús vio en la actitud penitente y respetuosa del malhechor la base para contarlo entre los miles de millones de personas a quienes se resucitará a vida terrestre y a quienes se presentará la oportunidad de probar si son dignas de vivir para siempre en el Paraíso.

¿Cuándo estará en el Paraíso el malhechor?

En el entendimiento que uno consiga de Lucas 23:43 influye la puntuación que haya usado el traductor. En los manuscritos griegos originales de la Biblia no había puntuación. The Encyclopedia Americana (1956, tomo XXIII, pág. 16) declara: “En los manuscritos e inscripciones más primitivos de los griegos no se ve que se haya hecho esfuerzo alguno por puntuar”. No fue sino hasta el siglo IX E.C. cuando se empezó a usar tal puntuación. ¿Debería leerse Lucas 23:43: “De cierto te digo: Hoy estarás conmigo en el paraíso” (VV, 1977), o debería ser más bien: ‘Verdaderamente te digo hoy: estarás conmigo en el Paraíso’? La base determinativa tiene que estar en las enseñanzas de Cristo y el resto de la Biblia, y no en una coma que se haya insertado en el texto siglos después de haber dicho Jesús tales palabras.

The Emphasised Bible (La Biblia con énfasis), traducida por J. B. Rotherham, concuerda con la puntuación de la Traducción del Nuevo Mundo. En una nota sobre Lucas 23:43, el traductor alemán de la Biblia L. Reinhardt dice: “La puntuación que [la mayoría de los traductores] usan en este versículo es —indudablemente— falsa, y contradice todo el modo de pensar de Cristo y del malhechor. [...] [Cristo] ciertamente no entendía que el paraíso fuera una subdivisión de la región de los muertos, sino más bien la restauración de un paraíso en la Tierra”.

¿Cuándo ‘entraría en su reino’ Jesús y cumpliría el propósito de su Padre de hacer de la Tierra un paraíso? El libro de Revelación, escrito unos 63 años después que se hicieron las declaraciones registradas en Lucas 23:42, 43, indica que estos sucesos todavía eran futuros. (Véanse las páginas 167-170, en la sección “Fechas”, y también la sección amplia titulada “Últimos días”.)

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (2)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje