Florangel Quintero    fquintero210375@yahoo.com Fecha  12/06/2007 13:55 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: Windows XP


Volver al foro Responder Resumen del tema del Mapa Mental   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
CUERPO SANO, MENTE SANA

El organismo es una máquina compleja y maravillosa. Compuesto por miles de millones de células que forman el esqueleto, los músculos, los órganos internos, el sistema nervioso y el sistema sanguíneo; es centro de reacciones químicas incesantes en las que actúan enzimas, hormonas, neurotransmisores, etc. Todo esto nos permite crecer, movernos, sentir, pensar: Vivir!!!

El gozar de buena salud es más que la ausencia de enfermedad, es el bienestar físico y mental, es el equilibrio y la buena forma. Para cuidar la salud no es útil comer mucho o poco, sino lo apropiado y lo que hace mejor al cuerpo.


LAS PROTEÍNAS

Estas son macromoléculas compuestas por carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno.
Las proteínas constituyen alrededor del 50% del peso seco de los tejidos y no existe proceso biológico alguno que no dependa de la participación de este tipo de sustancias.
Las funciones principales de las proteínas son:
v Ser esenciales para el crecimiento. Las grasas y carbohidratos no las pueden sustituir, por no contener nitrógeno.
v Proporcionan los aminoácidos esenciales fundamentales para la síntesis tisular.
v Son materia prima para la formación de los jugos digestivos, hormonas, proteínas plasmáticas, hemoglobina, vitaminas y enzimas.
v Funcionan como amortiguadores, ayudando a mantener la reacción de diversos medios como el plasma.
v Actúan como catalizadores biológicos acelerando la velocidad de las reacciones químicas del metabolismo. Son las enzimas.
Actúan como transporte de gases como oxígeno y dióxido de carbono en sangre. (hemoglobina).
v Actúan como defensa, los anticuerpos son proteínas de defensa natural contra infecciones o agentes extraños.
Permiten el movimiento celular a través de la miosina y actina (proteínas contráctiles musculares).
v Resistencia. El colágeno es la principal proteína integrante de los tejidos de sostén.
Energéticamente, estas sustancias aportan 4 Kcal. por gramo de energía al cuerpo.
Las proteínas son clasificables según su estructura química en:
Proteínas simples: Producen solo aminoácidos al ser hidrolizados.
Albúminas y globulinas: Son solubles en agua y soluciones salinas diluidas (ej.: lactoalbumina de la leche).
Glutelinas y prolaninas: Son solubles en ácidos y álcalis, se encuentran en cereales fundamentalmente el trigo. El gluten se forma a partir de una mezcla de gluteninas y gliadinas con agua.
Albuminoides: Son insolubles en agua, son fibrosas, incluyen la queratina del cabello, el colágeno del tejido conectivo y la fibrina del coagulo sanguíneo.
Proteínas conjugadas: Son las que contienen partes no proteicas. Ej.: nucleoproteínas.
Proteínas derivadas: Son producto de la hidrólisis.


LAS VERDURAS
Las hortalizas juegan, por sus cualidades nutritivas, un papel trascendental en el equilibrio de nuestra dieta. Los expertos en nutrición recomiendan tomar como mínimo 400 gramos de hortalizas y verduras al día.
Las hortalizas y verduras frescas son alimentos que contribuyen a hidratar nuestro organismo por su alto contenido de agua, además de ser nutritivas y saludables. Son ricas en vitaminas, minerales, fibra y, en menor medida, en almidón y azúcares, hecho que explica su bajo aporte calórico. Son también una fuente indiscutible de sustancias de acción antioxidante. Por todo ello se consideran fundamentales para la salud e indispensables dentro del concepto de dieta equilibrada, cuyo modelo más representativo es la dieta mediterránea.
Las recomendaciones de consumo de hortalizas frescas se sitúan entre tres y cinco raciones al día, es decir; un mínimo de 400 gramos diarios. Junto con las frutas, son las principales fuentes dietéticas de vitamina C y de provitamina A. Muchas, además, son excelente fuente de otros nutrientes, fibra y antioxidantes, y presentan un bajo contenido de proteínas y grasas. Para cubrir las recomendaciones, aunque pueda parecer un objetivo difícil de alcanzar, bastaría con consumir hortalizas en el primer plato y acompañando a los segundos, tanto en la comida como en la cena.
Clasificación de las verduras y hortalizas:
Las hortalizas se pueden clasificar en función de la parte de la planta a la que pertenecen en:

Frutos: berenjena y pimientos.

Bulbos: ajo, cebolla, puerro, chalota, etc.

Coles: repollo, brécol, coles de Bruselas y coliflor.

Hojas y tallos tiernos: acelga, achicoria, borraja, cardo, endibias, escarola, espinacas y lechuga.

Inflorescencia: alcachofa.

Pepónides: calabacín, calabaza y pepino.

Raíces: nabo, rábanos, remolacha de mesa y zanahoria.

Tallos jóvenes: apio, espárrago blanco y triguero.

Existe otra clasificación de las hortalizas en función de su forma de presentación al consumidor. De este modo se distinguen los siguientes grupos:

Primera gama: Hortalizas frescas y otros productos conservados mediante métodos tradicionales como la deshidratación, salazón y fermentación. De esta forma, se pueden obtener hortalizas desecadas (pimiento seco), deshidratadas y los populares encurtidos (pepinillos, cebolletas, pimientos, etc.).

Segunda gama: Incluye a las conservas que han sido sometidas a un tratamiento térmico que garantiza una mayor vida útil del producto.

Tercera gama: Se incluyen en este grupo las hortalizas congeladas.

Cuarta gama: Son hortalizas lavadas, peladas, cortadas y envasadas en condiciones especiales (atmósferas modificadas o controladas) y listas para su consumo (por ejemplo, ensaladas variadas).

Quinta Gama: Se refiere a los productos cocinados (salsas de hortalizas, sofritos) o a una mezcla de cocinados con hortalizas frescas.



LAS FRUTAS
Las frutas constituyen un grupo de alimentos indispensable para nuestra salud y bienestar. Fruta es sinónimo de salud por las siguientes razones:
1. Su alto contenido de agua facilita la eliminación de toxinas de nuestro organismo y nos ayuda a mantenernos bien hidratados.
2. Su aporte de fibra ayuda a regular la función de nuestro intestino y a evitar o corregir el estreñimiento.
3. Son fuente casi exclusiva de vitamina C.
4. Contiene antioxidantes que protegen frente a enfermedades relacionadas con la degeneración del sistema nervioso, enfermedades cardiovasculares e incluso el cáncer.
La fruta o las frutas son alimentos vegetales que proceden del fruto de determinadas plantas, ya sean hierbas como la melonera o árboles como el albaricoquero. Las frutas poseen un sabor y un aroma característicos y presentan unas propiedades nutritivas y una composición química que las distingue de otros alimentos.
· Las frutas pertenecen al grupo 5 de la rueda de alimentos, ricos en azúcares, vitaminas C y A y sales minerales, representada en dicha rueda de color verde. Por su alto contenido en vitaminas y sales minerales pertenecen al grupo de alimentos reguladores. Se recomienda la ingesta de 4 piezas de fruta en niños y 2 piezas en el adulto al día.
Consejos para su consumo:
v Deben consumirse frescas.
v Deben consumirse solas, sin mezclarla con otro alimento,
v No se debe abusar de los jugos de frutas ácidas.
v No es conveniente tomar jugos de frutas después de las comidas. Debe hacerse una hora antes o una hora después.
v Las verduras y las frutas no se deben consumir en la misma comida.
v La naranja debe consumirse sola. “La naranja es oro por la mañana, plata al mediodía y plomo por la noche”
v Las frutas cítricas deben consumirse antes de las 2 de la tarde.
v Las frutas dulces se pueden consumir a cualquier hora del día.
v Todas las frutas deben masticarse bien.
v Deben consumirse maduras y en la mayoría de los casos sin cáscaras ni semillas.
v Bien lavadas
v No deben consumirse como postre, dificulta la digestión.
v Los jugos de frutas se deben consumir frescos y lo antes posible, se fermentan y se transforman en fuente de dolores y enfermedades, afectando el hígado y el cerebro.

LAS BEBIDAS

El Agua

Indispensables para vivir, las bebidas tienen todas un ingrediente en común: El agua.
El agua es el compuesto químico más importante para la existencia de la vida en nuestro planeta. Aproximadamente el 70% del cuerpo humano está compuesto por agua, porcentaje que varía según la edad de la persona y el estado de salud en que se encuentre, a lo que igualmente cualquier persona podría vivir sin comer durante un periodo de días, pero no sin ingerir agua.
El agua es parte constitutiva de todas las células de tejidos de animales y plantas, como así también de los cristales de muchos minerales. Dada su presencia en todos los tejidos, el agua tiene fundamental presencia en los alimentos que ingerimos. Es decir que no ingerimos agua solo cuando la bebemos, sino que también la incorporamos cuando comemos cualquier alimento.
Nutricionalmente, el agua no aporta calorías al organismo al momento de ingerirla en cualquier cantidad, excepto que este acompañada de azucares u otros componentes.

EL DEPORTE
La buena condición física incluye tanto la actividad física frecuente como el llevar una dieta sana. Tanto niños como adultos deben realizar al menos 30 minutos de actividad física diaria. Más es mejor.
La condición física generalmente incluye tres tipos de actividad:
Fuerza: los músculos fuertes son importantes para levantar, tirar, empujar y transportar cosas.
Flexibilidad: para que los músculos y las articulaciones se muevan con facilidad.
Resistencia: permite que la persona permanezca activa durante más tiempo sin cansarse.

Cómo podemos definir al ejercicio o actividad física ?
Es aquel, que pone en movimiento al cuerpo en su totalidad o a una parte del mismo, de manera armónica y ordenada, en beneficio del desarrollo y conservación de sus funciones.
Dentro del concepto de salud, el ejercicio físico cumple un rol fundamental, ya que al practicarlo de manera cotidiana, aumenta la vitalidad en general y reduce la posibilidad de padecer enfermedades.
No importa la disciplina física que practique o el nivel de esta, lo más importante es realizar alguna actividad física con eficacia. Puede ser fútbol, tenis, concurrir a gimnasios, rodar en silla, bicicleta o la que guste.
Algunas razones por las cuales vale la pena ejercitarse:
· La actividad física reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares (el ejercicio incide directamente sobre el sistema circulatorio)
· El movimiento promueve el lavado sanguíneo de triglicéridos (incidiendo así en el descenso de peso y previniendo el colesterol)
· Reduce la tensión sistólica y diastólica previniendo así los ataques de hipertensión
· Acelera el tiempo de tránsito intestinal disminuyendo el contacto de la mucosa colónica con sustancias cancerígenas (previniendo el cáncer de colon)
· El ejercicio ayuda a mejorar los estados psicológicos y así previniendo la depresión.
· Además, una vida físicamente activa aumenta el gasto energético y en consecuencia aumenta la longevidad y la calidad de vida.
· Puede elegir la disciplina que le guste y considere adecuada para usted según su edad, estado de salud e historia deportiva.
Según la O.M.S. (Organización Mundial de la Salud), diversos estudios realizados demostraron que el ejercicio demora la aparición de la osteoporosis y hasta evita por completo su aparición, como así también que en aquellas personas que tienen la enfermedad, revierte sus efectos.
Externamente a estos factores se deben sumar el consumo de alcohol, el hábito de fumar y la mala alimentación (sobre peso o bajo peso)
La actividad física y la aptitud fisiológica (beneficios de la actividad física) prolongan la longevidad y protegen contra el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, ataques cardíacos, hipertensión, obesidad, osteoporosis, cáncer de colon y depresión. Estas afirmaciones no son meras hipótesis, los beneficios de estar protegidos de estas afecciones por medio de la actividad física, residen en la relación causa - efecto a través de alteraciones en mecanismos fisiológicos enzimáticos que el ejercicio provoca en nuestro organismo.
Llevar una vida físicamente activa provoca una acción directa sobre nuestro corazón, reduciendo notablemente el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
El incremento del aporte de oxígeno, mejora en la contracción miocárdica, disminución de la frecuencia cardiaca basal, la tensión arterial en reposo y en actividades diarias, incremento del diámetro y capacidad de dilatación de las arterias coronarias; y por ende, provocando una mejor circulación.
"Para poder mantener un buen estado de salud, la practica de ejercicio de manera aislada, no basta."


Integrantes:
Florangel Quintero. 12.318.319.
Omira Martínez. 12.524.997.
Pinto Carlos. 12.955.964.
Arquímedes Azuaje. 12.265.465.
Sección: I-002-N.
Ingeniería Civil
Adriana Fernandes
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (2)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje