Diego Pérez Terán    diegoperezteran@hotmail.com Fecha  3/09/2003 10:35 
Host: 208.235.196.27    IP: 208.235.196.27    Sistema: Windows XP


Volver al foro Responder LA INTOCADA MARIETA DE VEINTIMILLA (artículo para Ecuatimes)   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Leyendas de mi Tierra

LA INTOCADA MARIETA DE VEINTIMILLA

Por DIEGO PEREZ

Especial para EcuaTimes



De nuestras personalidades históricas femeninas, quizá ninguna encarna más ampliamente el destino traumático del Ecuador del siglo diecinueve, como Marieta de Veintimilla la bella y luminosa sobrina de Ignacio de Veintimilla, el militar, jefe supremo presidente y dictador de Ecuador, que antes de Alfaro y después de Urbina, intentara la revolución liberal, en el momento más alto de la economía nacional, cuando al auge del cacao, la manufactura de paja toquilla, la quinina y todo el comercio que la guerra entre Chile y Perú desplazara a Guayaquil, prometían un destino incomparable.



E igual que la nación, Marieta de Veintimilla alcanzaba el ideal más alto de cualquier mujer; belleza, inteligencia y poder absolutos. Pero el país sucumbe; y Marieta también. Su vida es por turnos, novela rosada, drama romántico, épica heroica y monólogo oscuro, secreto y torturado en sus últimos años.



La novela rosa fue la historia de amor de sus padres; él, uno de los principales militares de García Moreno, y ella una famosa y bella actriz lírica, cuyo romance fue para Marieta, el único que rompió prejuicios y distancias. El drama, la ruptura del militar con García Moreno y la muerte trágica de los enamorados.



El tío Ignacio de Veintimilla toma a su cargo a la niña huérfana que al crecer en belleza, intelecto y dolor secreto, le desencadena tal pasión y celo terrible que se convierte en su guardián y verdugo. Cuando después de su revolución, gobierna al Ecuador con recursos y poderes nunca antes vistos en la historia nacional, tío y sobrina, levantan un viscoso rumor que se destila de los entretelones cortesanos de palacio: la seducción de la bella por un médico que el tío castra y tortura. El casorio de apariencias, con un jovencito tan noble como frágil que termina también trágicamente. La muerte del joven arrojado por la furia política, sobre la conciencia de Marieta que aprende a desdeñar amargamente el deseo contenido de todos los hombres; liberales y conservadores que la codician.



En el aislamiento salvador de los libros indaga el sino del Ecuador que es su propio sino y responsabilidad. Aprende en la historia de ella y del país, el constante partirse en dos, que en su tiempo se llama conservadurismo contra liberalismo. La familia de Marieta, como todo nacional, va de uno a otro. Del conservadorismo serrano, institucional, centrista, feudal, católica, al liberalismo costeño, librepensador y libre comerciante. Del campeón conservador, García Moreno a los campeones radicales que incluyen a Montalvo, Alfaro, Urbina, al tío Ignacio o a ella misma.



Aprende del enfrentamiento sangriento y sin remedio de los veinte machetazos que matan a García Moreno matador de liberales o de la revolución del tío Ignacio matador de mil conservadores.



Marieta está en la plenitud, igual que el Ecuador lo está. Y Don Ignacio Veintimilla administra a su gusto la Aduana enriquecida y a la sobrina. Y por la rica Aduana y la bella sobrina, los liberales se juntan a los conservadores y lo derrocan. Marieta, como el Ecuador, desde la cima de su esplendor ven el abismo oscurecido del final.



Y Marieta deslumbrante en el apogeo, asiste deslumbrante a su caída. Formada en el enciclopédico ideario liberal, defiende al tío cuando éste entibia su revolución y transa con la iglesia. Marieta sola, ante la intelectualidad liberal y conservadora cuyos nombres rotundos son el fundamento cultural del Ecuador de hoy. Marieta sola, ante el grandioso Montalvo que haciendo gala de su espléndida furia literaria inmortaliza al tío. con el nombre de “el Mudo Veintimilla”



En las vísperas de la caída, Don Ignacio, corre a Guayaquil para defender la repleta Aduana por la que mueren de amor liberales y conservadores. Y toca a Marieta ser la generala de la guerra de Quito. Heredera de las dotes artísticas de su madre, se viste de blanco uniforme, capa de seda, espadín de pedrería y pistolas de nácar. Los soldados que la obedecen, rompen a ratos la disciplina en brusquedades lúbricas incontenibles. Pero la generala, inefable como la esfinge ejerce el poder de su seducción paralizándolos. El amante castrado, el marido muerto mataron su capacidad de amor y odia a los hombres por su falta de hombría para romper el destino que la aprisiona.



A la mañana, pierde la guerra. El jefe irrumpe en su celda, borracho y enloquecido. Ella le mira fijamente. De pronto, se quita la sotana de prisionera y se muestra desnuda retando a gritos al militarote. La imagen espectacular de la aristócrata en su naturaleza radiante le embrutece de pavor. Y huye el mandón. Reprimido por generaciones de humillación y sometimiento.



La última escena de esta belleza triunfante, es ante la escolta de un grupo armado de jóvenes aristócratas “el Escuadrón Sagrado” dándola serenatas y diciéndole versos, haciendo de la cárcel el último salón literario de Marieta, antes del exilio.



Desde el Perú, Marieta escribe sus “Cartas al Ecuador” con las que explica a la posteridad, la obra y revolución de Veintimilla que la explican también a ella. Años después, otro de sus eternos enamorados, el General Alfaro, la rescata del exilio.



En su hacienda de Pomasqui, una Marieta espantada de las mariposas negras, practica sicología, magnetismo y espiritismo. Dicta conferencias esporádicas y por fin se abisma en el anonimato. La amada por todos envejece virginal e intocada. Su gran cultura, su inigualable belleza y su gran inteligencia se ha gastado en una vida cuyas riquezas como las del Ecuador, han inutilizado conservadores y liberales.



El miércoles 8 de septiembre de 1858 nace la "Generalita" Marieta de Veintimilla. a bordo de un barco en el Golfo de Guayaquil, quien sería la impulsora de obras como la construcción del Teatro Sucre de la Capital, el embellecimiento de la Alameda y la remodelación del Hospital San Juan de Dios. (rbp)
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (12)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje