Borrar Mensaje Rinconada

  • Host: No mostrado/ Not shown
  • IP: No mostrado/ Not shown
  • Navegador: Netscape 5.x
  • S.O.: Windows NT
email  
www  
Fecha  4/05/2020 11:44

Ansiosos por volver a nuestros a nuestras raíces.
Mensaje
Esta pandemia que padecemos nos está robando la primavera del año 2020. Ya llevamos casi dos meses sin ir a Rinconada, sin pasear por sus calles que, si ya estaban casi vacías antes de la epidemia, el coronavirus las ha dejado totalmente desiertas. Y todo ello a pesar de que, hasta el momento, no tengamos noticia de ningún caso de contagio ni en nuestro pueblo ni en ninguno de los pueblos colindantes: Navarredonda, Tejeda y Escurial.
En esta comarca como en la mayoría de la España rural ya estábamos aislados socialmente, y no solamente aislados, sino dejados de la mano de Dios y abandonados a nuestra suerte antes de la llegada de esta maldita epidemia que tanto dolor y muerte ha causado entre nosotros.
Sí que ha habido casos en los pueblos principales de la comarca, en Linares, en Tamames y en La Fuente de San Esteban. Se ha podido comprobar que cuanto más concentración de población más posibilidades hay de contagiarse y contaminarse. Por eso el virus se ha cebado en las ciudades y en las residencias de ancianos.
Nuestra sociedad tendrá que replantearse la organización de estas residencias de cara al futuro. Nuestros ancianos se han mostrado como el grupo más vulnerable de toda la población lo cual no deja de tener una cierta lógica y una fácil explicación pues con la edad el cuerpo se va debilitando, bajan las defensas y la inmunidad frente a las enfermedades.
En numerosos casos, la última etapa de la vida, la de la vejez se convierte en una una pesada carga para las familias y para la sociedad. Con la enorme cantidad de muertes que ha habido y sigue habiendo este virus nos ha dejado claro a todos que la concentración de miserias y enfermedades en residencias para la tercera edad no es la mejor manera de alargar la vida en condiciones aceptables y que habrá que replantearse muy seriamente su reorganización.
Pero volvamos a nuestro pueblo, a nuestros paisajes, a nuestros huertos, a nuestra sierra, a nuestras fuentes, a nuestros árboles; los necesitamos, son esenciales para nuestro equilibrio y para nuestra vida.
Necesitamos respirar el aire puro de la libertad; necesitamos escuchar el rumor del agua de las fuentes y regatos, ver el florecimiento de nuestros árboles y nuestras plantas. Yo estoy soñando y anhelando volver a Rinconada, volver a darme un paseo a la sombra de las encinas del Teso Saitino y observar desde allí las almenas de la Torre del Castillo de Tejeda y toda la belleza de las cumbres de nuestra sierra: el Pico Cerbero, el Pico de la Cueva de la Quilama y los picos de los Molinos, Los Ganchos, Los Calamorros y La Corona; y, sobre todo, a reencontrarme con todos mis vecinos y paisanos.
Necesito volver a ver la cigüeña que ya estará criando sus polluelos en lo alto del campanario y contemplar el viejo manzano que conserva viva la memoria de mis padres y que estará a punto de florecer. Necesito sentarme a la sombra del viejo y centenario nogal que mantiene, él también, viva la memoria de mis abuelos y de mis antepasados. Necesito volver a vivir, a respirar y a fundirme con el paisaje de nuestra tierra.
Después de dos meses de tristeza y pesadilla todos necesitamos que vuelva la esperanza y la alegría a nuestras vidas. Necesitamos volver a Rinconada.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               



Han respondido



Volver al foro

 

Responder


Nombre / Nick:
EMail:
Subject / Titulo:
Link a tu Web
Recibir un email cuando mi mensaje sea contestado

Mensaje