Borrar Mensaje Rinconada

  • Host: No mostrado/ Not shown
  • IP: No mostrado/ Not shown
  • Navegador: Netscape 5.x
  • S.O.: Windows 98
email  
www  
Fecha  3/04/2020 19:24

Vivir de realidades, no de promesas...
Mensaje
Hoy se cumplen diecinueve días de confinamiento en nuestras casas esperando que pase esta grave epidemia que nos ha tocado vivir. Esperando que los científicos encuentren la solución definitiva para la liquidación de este nuevo virus que amenaza y atenaza nuestras vidas la humanidad entera. Lo cierto es que cuando hace ya unos meses nos llegaron las primeras noticias sobre su aparición en China, quién hubiera pensado entonces que estando tan lejos nos iba también a afectar a nosotros, a los europeos que hasta hace bien poco nos hemos considerado un poco el ombligo del mundo, los intocables, los que estábamos siempre por encima de todas las calamidades, por encima del bien y del mal, ocurriera lo que ocurriera en los demás países.
Los primeros casos descubiertos en Europa nos los presentaron como casos raros y perfectamente controlables. Nadie fue capaz de prever el peligro que se cernía sobre todas las naciones del mundo y, sobre todo, sobre el diseño del sistema económico capitalista occidental.
Durante muchos años nos estuvieron mentalizando para que aceptáramos la globalización como un hecho contra el que no se podía hacer nada. Las grandes empresas trasladaban sus fábricas, en función de la productividad y de los costes que conllevaban, a aquellos países que ofrecían una mano de obra barata y casi esclava. La industria textil, la electrónica, la farmacéutica, la de maquinaria, coches, robots se fue trasladando de los países occidentales hacia los países orientales porque salía más barato y se ganaba más fabricando en esos países que fabricando en Europa o en Estados Unidos. El que quería hacer negocio y ganar dinero tenía que acudir a las grandes ferias y mercados chinos. Al mismo tiempo que las fábricas y las grandes industrias se deslocalizaban y se trasladaban a otros países por no ser competitivas. En los últimos veinticinco años hemos sido testigos de cómo China colonizaba el mundo. Por todas las ciudades aparecían, grandes complejos comerciales, tiendas, comercios, restaurantes regentados por colonos chinos.
En mi opinión, este virus que ha llegado a Europa puesto al descubierto la debilidad y falta de previsión de las Democracias Occidentales y la supremacía china en el mundo en todos los campos, incluido el científico. China, un país poderoso, fuertemente centralizado, organizado y disciplinado ha tenido los medios para luchar y casi ya vencer a esta nueva plaga. Exactamente lo contrario de lo que está ocurriendo en Europa y sobre todo en España. En una situación como la que nos ha tocado vivir sólo los países fuertemente unidos, centralizados, disciplinados y organizados son capaces de luchar contra esta plaga que tantas muertes está causando en nuestro país.
Está claro que el estado autonómico que nos vienen imponiendo los dirigentes políticos actuales es un estado que no soluciona los problemas reales; es un fracasado a todos los niveles incluidos el nivel económico y el nivel científico.
Como no se le ha ocurrido pensar a toda esta casta política actual que, dada la escasez de medios, los únicos que tendrían derecho a llevar mascarillas serían en primer lugar los sanitarios, farmacéuticos y todo el personal laboral de todos los centros asistenciales; y en segundo lugar a todas las personas que trabajan para que funcionen los servicios básicos. A mí me daría vergüenza llevar una mascarilla cuando hay médicos, enfermeras, auxiliares que trabajan en primera línea del frente y a lo mejor no tiene suficientes medios. Seguramente que los que no estamos en primera línea de combate nos podemos arreglar con elementos de protección mucho más simples como una bufanda, un pañuelo de cuello, una braga o cualquier otro medio que nos ayude a contener la infección.
Por otro lado, queridos dirigentes, dejad de hacer promesas por televisión que seguramente no vayáis a poder cumplir nunca. De dónde vais a sacar los doscientos mil millones de euros que nos habéis prometido para reactivar nuestra economía. Creo que hoy se trata de ser realistas, eficaces y prácticos. No se trata de hacer grandes promesas, se trata de emplear lo mejor posible los pocos medios de que disponemos; porque como estos dirigentes se crean que los de fuera nos van a solucionar nuestros problemas, apañados estamos los españoles.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               





Volver al foro

 

Responder


Nombre / Nick:
EMail:
Subject / Titulo:
Link a tu Web
Recibir un email cuando mi mensaje sea contestado

Mensaje