c.Javier    piterpuig@hotmail.com Fecha  13/08/2016 23:13 
Host: 79.155.176.76    IP: 79.155.176.76    Sistema: Windows NT


Volver al foro Responder Hoy dia de la Asuncion de la Virgen   Admin: Borrar mensaje
 
Mensaje
Fue un día lleno de ilusión. Una ilusión que se desbordaba desde el cielo, y todas las miradas de los ángeles, de todos los habitantes celestiales miraban desde aquella mañana de Luz hacia la Tierra.

Todo el cielo estaba inundado de alegría. En todos los rostros, en todas las almas alumbraba una nueva alegría jamás disfrutada en la Gloria. El Trono de Dios resplandecía. El Padre esperaba abrazar a la Hija que más amaba. Tenerla entre sus brazos, dejarle oír sus suspiros de amor.

El Hijo estaba atento a sus últimos suspiros que su Madre dejaba en el suelo.

No era un día cualquiera. Hasta los pajaritos afinaban sus trinos, y el río había lavado sus nítidas aguas para pasar silencioso desde el monte de los olivos, donde María estaba, para dejar caer sus aguas desgranadas en gotas de alegría, porque hoy iba a subir María al cielo desde ese lugar por donde ese arroyo pasaba desde hacía cientos de años.

El sol apartó las nubes, y la noche encendió sus estrellas para que las almas pudiese contemplar el gran acontecimiento, nunca obrado en este mundo: La Madre de Dios, del Dios que necesitó una Madre para nacer como Hombre, iba a ser llevada por los ángeles hasta las regiones donde habita Dios en el epicentro de su amor...

Llegó por fin la hora. La Pura, la Inmaculada, la Hermosa María, la Reina, sería hoy elevada para siempre con el cetro y la corona para reinar por los siglos de los siglos sobre todas las almas. Sobre todos los ángeles.

Hoy comenzaba su reinado. Hoy los cielos cantarían un cántico nuevo a una criatura humana, hija del hombre y Madre de Dios.

¿De dónde viene esta flor Inmaculada? ¿Qué jardines terrenales pudieron producir semejante flor que eclipsa toda la belleza celestial y toda la creación es nada ante ella?

Esa pregunta se la harían cientos, miles, millones de espíritus bienaventurados.

Dios a veces también da un regalo a los habitantes del cielo. Y hoy les ha dado una Reina, una Madre a todas las almas. Y todos se alegraron, desbordando su alegría toda la gloria que ya disfrutaban.

Mas asombrados debieron quedar cuando vieron que el mismo Dios descendía a recoger esta bellísima mujer adornada con todas las flores de virtudes nunca conocidas en criatura alguna.

La luz de los ángeles que ascendían subiendo a esta ya celestial mujer, bella como ninguna pluma puede describir ni ninguna lengua puede decir. Esa luz se funde con la luz que baja, que es la misma Luz que ilumina a Dios. Y en un sublime abrazo de amor se funden Madre e Hijo.

La escena desaparece de los ojos del único testigo. María, nuestra Hermana María, nuestra Madre María, está desde ese momento con su cuerpo, y su alma en el cielo.

Solo Ella y Jesús. Solo Jesús y ella han entrado con cuerpo y alma en los cielos.

Su cuerpo, al igual que el de su hijo, está glorificado.

Con su cuerpo glorificado glorifica a Dios en sus pensamientos palabras y obras.

Es por eso que puede aparecerse donde y cuando quiera a quien quiera, sin mirar si es de una raza u otra, sin mirar si es bueno o malo. Sin mirar si está en culpa o en gracia.

María puede aparecerse a quien quiera, puede dejar un mensaje a quien quiera.
Se aparece al pecador para atraerlo al cielo. Al que vive en gracia para confirmarlo en gracia. A los despreciados, analfabetos, ignorantes, y a ellos les dice los más sublimes encargos para toda la humanidad. Porque no es el hombre sabio, sino el hombre humilde el que es más merecedor ante Ella, aunque todos, sabios e ignorantes son sus hijos.

Hoy celebramos ese recuerdo., así como los católicos veneramos sus imágenes para venerar a la que está en el cielo.
Los católicos no necesitamos que nos digan que una imagen es un trozo de madera. Eso lo sabemos desde niños. No necesitamos que nos digan que no hay que adorar una imagen. Eso todos los católicos lo saben aunque algunas sectas lo ignoren.
Pero nosotros veneramos y veneraremos sus imágenes aquí en la tierra y luego ensalzaremos sus virtudes ante su majestad allá en el cielo.
Me gustaMostrar más reacciones
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Tabla de contenidos (1)
 





Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen
Notificar por e-mail respuestas.

Mensaje


Códigos para formatear el texto del mensaje
Códigos para añadir emoticones
Tabla de colores

    

En responder...
  Seguir en este debate     Volver al índice