Manolo     Fecha  19/02/2012 11:32 
Host: 85.53.235.91    IP: 85.53.235.91    Sistema: Windows NT


Volver al foro Responder ¿Y por qué los contratos firmados pueden declararse nulos?   Admin: Borrar mensaje
 
Mensaje
Está claro que todos los afectados por la Caja de Extremadura o de cualquier otro banco, no pueden dejar las cosas así pues se está jugando con su dinero sin que ellos lo hayan autorizado y aunque en otro post comentaré los pasos que se pueden realizar en éste voy a transcribir una interesante opinión que se publicó en el confidencial.com sobre la nulidad de estos contratos y que pueden acarrear responsabilidades civiles y penales para la entidad responsable:

La primera nulidad deriva de que ha habido un error al prestar el cliente el consentimiento. El art. 1266 del Código Civil dice que “para que el error invalide el consentimiento, deberá recaer sobre la sustancia de la cosa que fuere objeto del contrato”. Aquí los clientes creyeron otorgar un depósito, pero era un contrato completamente diferente, por lo que el error es bastante claro y anularía el contrato.

Otro de los llamados vicios del consentimiento es el dolo civil y de él deriva lasegunda nulidad. El art. 1269 CC declara: “hay dolo cuando, con palabras o maquinaciones insidiosas de parte de uno de los contratantes, es inducido el otro a celebrar un contrato que, sin ellas, no hubiera hecho”. El engañar conscientemente al cliente abusando de su confianza para venderle un producto objetivamente perjudicial parece suficiente para apreciar la existencia de este dolo.

Hay también un incumplimiento palmario de la Directiva MiFID , de Mercados de Instrumentos Financieros, plenamente vigente en el ordenamiento español.Como pueden ver en este folleto al inversor minorista solamente se le podrían ofrecer productos que encajaran en los resultados de un test de conveniencia hecho al efecto y las entidades deberían actuar “de forma honesta, imparcial y profesional en el mejor interés de sus clientes”, debiendo proporcionarle “información clara, honesta y no engañosa”, y la entidad “deberá evitar perjudicarle con conflictos de intereses”. Vistos los resultados, el folleto parece una broma pesada. Los bancos se han saltado olímpicamente estas obligaciones legales, con una gravedad tal en su actuación que ha de ser causa de nulidad total del negocio. La tercera.

La cuarta nulidad resulta de la legislación sobre consumidores y usuarios. Dice el RD Legislativo 1/2007 en su art. 8.2 que son derechos básicos de aquéllos “la información correcta sobre los diferentes bienes y servicios”. Aquí es falso hasta su propio nombre, porque son lo menos preferentes que hay. El engañar sobre la misma esencia, sobre el núcleo de lo que se está firmando, contraviene frontalmente un derecho básico del consumidor, reconocido constitucionalmente, como bien dice el art. 1 de la misma ley, y no cabe otra protección a aquél que la declaración de ineficacia de lo pactado, y la restitución de las cantidades ingresadas por él.

Y además de todo esto, está el aspecto penal que daría lugar a una quinta causa de nulidad. El Código Penal considera que han cometido estafa los que, con ánimo de lucro, utilizaren engaño bastante para producir error en otro, induciéndolo a realizar un acto de disposición en perjuicio propio o ajeno (248 CP). A mi juicio se dan en este caso los elementos del tipo penal: engaño para lucrarse, error en el estafado y disposición en perjuicio propio. Hay que tener en cuenta además que la estafa es un delito perseguible de oficio, por lo que incluso si entendiera que con la aceptación por parte del cliente del canje de las participaciones por otros productos, habría quedado extinguida la vía civil de reclamación, el camino penal seguiría por el contrario siempre abierto.

Esta responsabilidad penal podría ser exigida también a los bancos como personas jurídicas, dado que el reciente artículo 31 bis establece que en determinados casos las personas jurídicas serán penalmente responsables de los delitos cometidos en nombre o por cuenta de las mismas, y en su provecho, por sus representantes y administradores.

“Los bancos tienen la genética de hacer dinero, no de ganar amigos” dice un experto hablando de las preferentes. Los que las compraron lo saben perfectamente.

Fernando Gomá es editor del blog ¿Hay Derecho

Fuente: http://www.elconfidencial.com/opinion/tribuna/2012/02/07/el-cinco-veces-nulo-negocio-de-las-participaciones-preferentes-8679/
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Tabla de contenidos (0)
 





Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje



    

En responder...