juan encabo     Fecha  26/09/2003 00:14 
Host: 80.58.4.42.proxycache.rima-tde.net    IP: 81.34.214.133    Sistema: Windows 98


Volver al foro Responder Extracto del libro "Alberche Mágico"   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Extracto del libro "Alberche Mágico" donde se hace mención a Navarredondilla:


UN TESTIMONIO VIVIENTE DE RELIGIOSIDAD POPULAR: LA VIRGEN DEL ROSARIO EN NAVARREDONDILLA.

Colaboración de JUSTO GARCÍA GONZÁLEZ
Navarredondilla


Navarredondilla está situada a poco más de 8 Km de Burgohondo, donde se estableció una comunidad de canónigos regulares de San Agustín a partir de los siglos XI-XII. La colegiata de esta abadía de Burgohondo ejercía la jurisdicción eclesiástica sobre 9 pueblos de su entorno. Uno de esos pueblos era Navarredondilla. perteneció eclesiásticamente a esta colegiata-abadía, al menos, hasta finales del siglo XVIII.

Como todos los pueblos, también éste cuenta con devociones y fiestas que han perdurado a lo largo de la historia. Una de las que más han calado en los habitantes de este pueblo ha sido la devoción a la Virgen del Rosario, así como la celebración de su fiesta en el primer domingo de octubre. Una fecha inolvidable para los hijos de este pueblo, desde hace más de 3 siglos; nostálgica para el que se halla fuera, devota y gozosa para los que permanecen en él todo el año y también para cuantos acuden a honrar a su patrona, la Virgen del Rosario.

Una devoción y fiesta que muy bien podemos suponer se inició a partir de finales del XVI o principios del XVII, cuando el Papa ordenó a la colegiata-abadía de Burgohondo que edificase iglesias parroquiales en los 9 pueblos que eclesiásticamente dependían de ella. Documentalmente queda probado desde el siglo XVII por los libros de la cofradía, aunque bien es verdad que no se conservan los primeros libros.

Hoy hay un despertar creciente por conocer el pasado de nuestros pueblos; un intento por conocer el acerbo cultural, artístico, costumbrista, folklórico y religioso. Es una tarea digna de todo encomio.

Cicerón ya decía que no podemos instalarnos en un contínuo presente. "Ignorar lo que ha acontecido antes de que nosotros hubiéramos nacido es condenarnos a ser constantemente niños. No se trata de estar mirando con añoranza el pasado, pero no podemos ignorar que, en medio de la historia, estamos nosotros, nuestro presente henchido de hondura histórica y penetrado por el futuro en él latente. Un presente que no es nada, si se pierde como mero presente en el angosto horizonte del día. El adulto es el que, sabiendo de dónde viene, por la memoria propia y colentiva, de la que puede servirse, vive responsablemente el presente sabiéndose referenciado hacia un futuro fundado sobre las aportaciones de la tradición, donde la memoria es a la vez profecía".

Alentado por estas sabias reflexiones quiero contribuir a que se conozca un poco más una devoción tan arraigada y una fiesta tan popular a lo largo de más de 400 años.

La devoción y fiesta de la Virgen del Rosario tiene una larga andadura en este pueblo; y es tal la huella que ha dejado y sigue dejando en sus hijos, que podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que ha impreso un sello de identidad en la vida religiosa y en la fe de los miles de fieles que han nacido y vivido a lo largo de la historia, en este hermoso y acogedor pueblo.

Como queda ya dicho, esta fiesta y devoción a la Virgen del Rosario tiene una antigüedad de más de 400 anos, pues aunque documentalmente sólo se conoce desde el siglo XVII, nada tiene de extraño que comenzase bastante antes. Que no se conserven fuentes escritas no quiere decir que no pudiesen existir con anterioridad.

El esquema de la celebración de la fiesta es básicamente el mismo que tuvo en sus orígenes: misa, procesión, subasta del cirio o ramo y subasta de ofrendas y banzos.

Hasta la segunda mitad del s. XX, las fiestas comenzaban el primer domingo de octubre y se prolongaban por espacio de una semana. Aunque a partir de la segunda mitad del s. XX se dio una fuerte inmigración, mayoritariamente a Madrid (y al extranjero a partir de los sesenta), la fiesta continuaba celebrándose el mismo día y con la misma duración. Todos los que estaban fuera reservaban sus vacaciones en julio y agosto, la fiesta se resiente en cuanto a la duración, quedando reducida al domingo y lunes.

Terminada la solemne misa, se iniciaba la procesión con la imagen de la Virgen por las calles del pueblo. Antes de introducir la imagen en la iglesia se tenía la subasta del "cirio" o ramo. Entre la tradición más antigua está la subasta del "cirio". Aparece desde los orígenes de la fiesta. En la actualidad muy pocos conocen este nombre. Se debía a que un grupo de mujeres, llamadas cirieras salían a recoger las limosnas que los devotos ofrecían a la Virgen. Costumbre que permaneció hasta mediados del s. XIX.

En los libros de la cofradía podemos leer: "más se le cargan 26 reales, los mismos en que se remató el cirio". "Más se le cargan 25 reales que valió el ramo que dan las cirieras".

Durante bastantes años el cirio o ramo tenía solamente panes o rosquillas: "asimismo se le hace cargo al mayordomo de 24 reales que valió el pan y las rosquillas del ramo, el que se remató en Diego González".

Los tiempos han cambiado y actualmente el ramo o cirio de la Virgen del Rosario sigue teniendo pan, rosquillas y otros productos, para no perder la tradición; pero también penden de sus ramas: un jamón, salchichón, cajas de dulces variados, botellas de sabrosos licores y alguna que otra botella de Coñac y buen Brandy. ¡Qué dirían, si lo vieran nuestros antepasados!

Los principales ingresos de la cofradía procedían de la subasta de ofrendas a la Virgen, tales como: chivos, corderos, erales, novillos, cerdos, gallinas etc. Eran las mandas más frecuentes hasta finales del s. XVIII. Y así podemos leer: "más se le cargan 361 reales en que se remató un novillo que dio de limosna a Nuestra Señora Andrés Sánchez, vecino de este lugar".

En ocasiones el devoto ofrecía la manda compartida con San Antonio: "más se le hace cargo de 324 reales que tuvo un eral que Vicente López, vecino de este pueblo, mandó de limosna a Nuestra Señora y a San Antonio". También había ofrendas en especie: centeno, trigo, cebada, garbanzos, nueces, manzanas, uvas, higos, etc., ofrendas que se hicieron más numerosas en el s. XIX.

En la actualidad, aún se siguen ofreciendo algunos corderos. Y hace 3 años se subastó un precioso ejemplar charolés de más de 400 Kg de peso. Como productos agrícolas propios del pueblo se siguen ofreciendo a la Virgen: melocotones, manzanas, uvas, etc. Podemos decir que el abanico de ofrendas se ha ampliado: cuadros de motivos religiosos, pequeñas imágenes de la Virgen del Rosario y de otros santos, rosarios, productos de artesanía, etc.

La primera noticia escrita que hemos encontrado sobre la subasta de banzos data del año 1882, tradición ya nunca interrumpida, hasta ahora. He aquí algunos testimonios:"de los banzos, 62 reales"; "por meter la imagen de la Virgen en la iglesia, 67 reales". Por no alargarnos, terminamos con lo que se lee en distintos años y que viene a coincidir: "por meter la imagen de la Virgen en su casa, 60 reales". Costumbre que sigue vigente, con el lógico aumento del importe, en consonancia con el nivel de vida actual.

Pero la fiesta no se reducía a los actos religiosos. Tenía también su aspecto festivo y de diversión. Consta en los libros lo que se pagaba al tamborilero por tocar en la procesión y en la función. A título de ejemplo: "4 reales al tamborilero por su ocupación y trabajo en asistir a la procesión y función".

¿Cuál es el secreto de una fiesta y devoción a lo largo de tantos años, a la Virgen del Rosario, en los hijos de este pueblo? La respuesta es clara y terminante: el aprecio, estima y amor que los moradores de esta localidad han mostrado a un acto tan sencillo, pero muy grato a la Virgen: el rezo del santo rosario. Por lo que podemos leer en los libros, el rosario se rezaba diariamente en la iglesia, al menos hasta muy entrado el s. XX. Así ha quedado reflejado en bastantes autos de visita, cuando el obispo o su delegado visitaba la parroquia. He aquí algunos testimonios: "que el rosario se rezase a la hora más conveniente para todos". Todos los días al toque de campana se reunía el pueblo para alabar a Nuestra Señora. Era una auténtica manifestación mariana.

En otro auto de visita leemos: "...diciendo las salves y el rosario, especialmente los sábados y días festivos...". Y líneas más abajo: "que todos los días a la hora competente y que los vecinos tengan, dejado el trabajo de aquel día, se haga señal con la campana, al tiempo que se toca a las oraciones, y con sus feligreses juntos y congregados en la iglesia, rece el dicho cura el santísimo rosario a María santísima y que por medio de tan santa devoción logren el patrocinio y amparo de la soberana reina en sus necesidades espirituales y temporales...". Hermoso testimonio y recomendación válido no sólo para aquellos tiempos, sino también para los nuestros.

No sólo los obispos, sino también los vecinos, estaban empeñados en que esta devoción del rosario se rezase y se cantase por las calles del pueblo: "y para que sus feligreses se empleen en actos de virtud y meritorios, en los días festivos por la tarde se saldrá por el pueblo en procesión que formarán en la iglesia, cantando el santo rosario, y en los demás días al tiempo de las oraciones que es el más cómodo, se rezará en la iglesia, a coros, delante de Nuestra Señora; y para que todos concurran se hará antes señal con la campana, y a los que asistiesen concede Su Ilustrísima 40 días de indulgencias por cada ´pater noster´ que cantasen o rezasen...". Es la primera vez que se habla de la concesión de indulgencias para los que rezaren el rosario.

Concluimos con otro bello testimonio: "rece el santo rosario (el cura) en la iglesia todos los días, al anochecer o la hora que les pareciese más conveniente, haciendo primero señal con la campana para que los fieles se congreguen a practicar un ejercicio tan piadoso".

Fruto de todo lo dicho es la gran devoción que este pueblo sigue profesando a la Virgen del Rosario. Tal vez, el rezo del santo rosario no se cultiva ya con aquella devoción de tiempos pasados. El canto del ave María es muy familiar a todos los hijos de este pueblo, así como una canción:

Viva María, viva el rosario,
viva Santo Domingo que lo ha
fundado.

Labrador, si tú quieres frutos del
campo,
los tendrás abundantes con el rosario.

Viva María...

Las cuentas del rosario son escaleras
para subir al cielo las almas buenas.

Viva María...

El rosario a María todos debemos
rezar con devoción para ir al cielo.

Viva María...

Que el amor y devoción a la Virgen del Rosario siguen vivos y operantes lo demuestra fehacientemente la decisión unánime que el pueblo tomó en 1994 de edificar una ermita en su honor. El entusiasmo, ardor, ilusión, generosa colaboración y sobre todo amor hicieron posible en un tiempo récord la construcción de la ermita.

El 15 de agosto, fiesta de la Asunción, se colocaba la primera piedra, con asistencia de todo el pueblo. El primero de mayo del 1995, el párroco bendijo en la iglesia parroquial, con asistencia de todo el pueblo, la hermosa imagen de la Virgen del Rosario que a continuación fue llevada en procesión hasta la nueva ermita.

Horas después, en un clima de contenida alegría y de exultante gozo, se bendecía e inauguraba la ermita por el Excmo. y Rvdmo. D. Antonio Cañizares, en aquel entonces obispo de nuestra diócesis. ¡Jornada inolvidable para el numerosísimo público que asistió! Fecha realmente histórica.

Y desde aquel día los devotos de nuestra madre no cesan de recorrer los 2 Km que separan la ermita de nuestro pueblo. Al año siguiente se celebró la primera romería, que quedó fijada para el último domingo de mayo. ¡Cuántas peticiones se han dirigido y se dirigirán a nuestra madre en esta ermita, ubicada en un paraje incomparable llamado el Canchalejo!











                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (2)
 
  • » Extracto del libro "Alberche Mágico" « - juan encabo - 26/09/2003 00:14 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje