Román Encabo     Fecha  31/10/2003 14:44 
Host: 195.53.79.18    IP: 195.53.79.18    Sistema: Windows XP


Volver al foro Responder Las drogas   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Sugiero la lectura del artículo que Ricardo Benjumea escribe en el nº 374 de la revista Alfa y Omega, con el título "La educación es el antídoto contra la droga". Un interesantísimo artículo sobre el mundo de la droga. El asunto es un gran problema y ante él no podemos adoptar la política del avestruz. Nos puede tocar de cerca en la familia o pueda que no. Mejor en este segundo supuesto. Pero, el problema está ahí, en nuestra sociedad, y todos debemos sentirnos concernidos por él. También los mayores. Pues, a veces mantenemos comportamientos que, como vienen siendo asumidos de nuestros mayores sin ningún tipo de análisis por nuestra parte, resulta que hoy, al combinarse con una serie de novedosas circunstancias, resultan explosivos y letales para nuestros hijos, para nuestros jóvenes. Transcribo un extracto del referido artículo con la intención de despertar –en mí el primero- la conciencia ante el gran problema de la sociedad actual que no es otro que las drogas y a que, llegadas las circunstancias, sepamos enfrentarlo decidida y eficazmente.
Román Encabo.


"Un folleto dirigido a padres contiene esta advertencia: Tarde o temprano, no importa lo que hagamos, sus hijos se enfrentarán a la posibilidad de consumir alguna droga. ¿Recetas para prevenirlo?
La cosa no es tan simple... Prevenir es educar a personas libres y responsables, que sean capaces de tomar decisiones por sí mismas y de asumir después las consecuencias. Prevenir es formar a personas emocionalmente estables, con capacidad para afrontar las frustraciones; a personas que, desde niños, se hayan sentido siempre queridas, al margen de sus éxitos y de sus fracasos. Prevenir es, también, fomentar la comunicación en el hogar, sin miedo a expresar los sentimientos. Y es predicar a los niños con un ejemplo de vida saludable: que el alcohol no sea el invitado de honor en
cada celebración, ni lo primero que hagamos al llegar a casa sea encender la televisión para desenchufarnos de la realidad... Pero si nos encontramos un día con una sorpresa desagradable, el consejo de los expertos es no angustiarse, ni mucho menos actuar como si nada hubiera pasado. Los recursos al servicio de los padres para atajar el problema son hoy enormes. Es una batalla que se puede y se debe ganar, pero conviene estar alerta y bien informados.

Los porros no son inofensivos.
Más incluso que la heroína, inquieta hoy la evolución del consumo de cocaína y de las drogas de síntesis. Su repertorio de consecuencias aún no se conoce en su integridad, aunque probablemente no tardaremos en ver centros psiquiátricos desbordados por personas que hoy las consumen. Personas que, por cierto, poco tienen
que ver con la imagen tópica del drogadicto. Consumen sobre todo en los fines de semana, para escapar un rato de sus problemas y de la falta de perspectivas de futuro; para estar más despiertos, marchosos y ocurrentes, perder la timidez y sentirse aceptados; porque, acostumbrados a las cosas hechas, no sabrían cómo utilizar su imaginación para pasárselo bien, y ya se han aburrido de beber siempre que salen, de que el alcohol sea su única fuente de diversión e inspiración…El problema –explica don Lino Salas, Director de Comunicación de Proyecto Hombre– es que «muchas personas identifican d ro g a exclusivamente con heroína, y piensan que las otras drogas son prácticamente inofensivas». Sobre todo, entre los adolescentes, se detecta un serio problema de banalización del cánnabis: «El significado que atribuían al tabaco hace dos décadas, como una droga prohibida, se está extendiendo a los porros». Según la última Encuesta sobre Drogas a población escolar, de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, el 22% de los estudiantes de entre 14 y 18 años fuma porros habitualmente. La edad media de inicio al consumo está en
los 14 años y 8 meses. Pero el hachís y la marihuana no son en absoluto inofensivos: «Esos chicos tienen
dificultades para concentrarse en los estudios, se irritan con facilidad y se van quedando cada vez con menos amigos, porque en lugar de tener un círculo de amigos abierto –que es la tendencia en la mayoría –, prefieren rodearse de un círculo pequeño, donde se acepte sin problemas el consumo de drogas». El señor Salas no
cree que sea un tópico aquello de que una droga lleva a las otras: «Quienes consumen alcohol y tabaco tienen mayor riesgo de consumir otras drogas. Y si pasan después a los porros, tendrán más riesgos de consumir pastillas y cocaína. De tal modo que, a veces, observamos que chavales de 16 años están probando ya la cocaína, cuando hace 15 años la edad de probarla eran los 18 años». Los primeros coqueteos con las drogas, sean legales o ilegales, deben ser «una llamada de atención, una luz roja que nos avisa de que algo va mal». El
porcentaje de chavales que han probado alguna vez la cocaína es, según el Plan Nacional sobre Drogas, del 7,4%, y el de éxtasis se queda en el 6,1%. Lo que sorprende es la precocidad en el inicio al consumo: las edades medias son 15,7 y 15,4 años, respectivamente. Llegados a este punto de consumo problemático, será urgente buscar soluciones. Chicos desde niños condicionará enormemente las posibilidades de éxito. Para algunos, la cosa quedará en el recuerdo como una
trastada de juventud que, durante un lapso de tiempo, empeoró el rendimiento académico, pero sin causar demasiado estropicio. Otros, en cambio, para superar el bache, no contarán con la ayuda de una familia ni con la suficiente cultura para darse cuenta a tiempo del infierno en el que se están metiendo"


                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (0)
 
  • » Las drogas « - Román Encabo ® - 31/10/2003 14:44 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje