juan encabo     Fecha  5/04/2004 21:38 
Host: 80.58.4.46.proxycache.rima-tde.net    IP: 217.125.200.251    Sistema: Windows XP


Volver al foro Responder NAVARREDONDILLA EN CUARESMA, SEMANA SANTA Y PASCUA   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Extracto del libro "alberche mágico"

NAVARREDONDILLA EN CUARESMA, SEMANA SANTA Y PASCUA

La Cuaresma ha sido un tiempo de mayor recogimiento, penitencia y con más actos religiosos que en otras épocas del año. y este ambiente se ha ido transmitiendo de generación en generación hasta nuestros días. En primer lugar, se suspendían las pocas diversiones que durante los siglos XVI-XIX pudieran existir en el pueblo.

La diversión dominical durante el resto del año consistía en el baile en la plaza al son de la dulzaina y del tamboril; y un poco más tarde, en algún salon que tenía un "manubrio" que había que tocar manualmente (de ahí su nombre).

En la Cuaresma no había diversión alguna. Por la tarde los jóvenes y niños paseaban por la carretera desde el "San Antón" (lugar en el que había una ermita dedicada a este santo, hasta principios del siglo XX) hasta la ermita del Angel, también ya desaparecida. Se pasaba junto al "charcón". En él abundaban las ranas que cantaban animadamente. Era un ir y volver en un tramo de poco más de medio kilómetro. Huelga decir que el paseo terminaba una vez entrada la noche.

Los hombres tenían otra diversión, especialmente los domingos: el juego de la "calva". Era clásico que los domingos por la tarde se dieran cita bastantes hombres, en lo que fue el cementerio, que está junto a la iglesia parroquial, para jugar sus partidas de "calva". Como dato curioso anotamos que dos hombres eran los encargados de dirigir el juego. Uno el "calvero" que colocaba la "calva" cuando esta era tirada; y otro el "apuntador", quien con una libreta o papel iba anotando los tantos válidos. El "calvero" era el encargado de cantar en voz alta "buena", si era valida o, "no", si no se daba a la "calva". La partida se concertaba a un cierto número de tiradas y el que antes llegaba al número convenido, ganaba la partida. Este juego se jugaba por parejas.

Un dato muy curioso consistía en que cuando faltaban tres tantos para acabar la partida, se anunciaba por el "apuntador": pamplina, vinagre y aceite, respectivamente. Así concluía el juego. Despues seguían jugando otras dos parejas y así sucesivamente hasta que la noche ya no lo permitía.

El acto religioso por excelencia de este tiempo era el "via crucis" de los viernes. Hemos de suponer que asistirían muchos fieles. En el "via crucis" y en toda la semana santa la asistencia era masiva, especialmente desde que se estableció en la parroquia la cofradía de la Vera Cruz, en el s. XVII. Nada tiene de extraño que de este tiempo procedan canciones muy propias de este pueblo que se cantan también en Viernes Santo: el "via crucis" (dos modelos), los mandamientos, el arado, la baraja de los naipes, la Virgen busca a jesus y la Virgen iba al calvario.

Las seis canciones hacen alusión a la pasión de jesus, con música muy apropiada a la circunstancia. Las personas mayores recuerdan con nostalgia el solemne "via crucis" del viernes Santo. Se iniciaba en la iglesia antes del amanecer y se continuaba por las calles del pueblo. Se rezaba en cada estación, y entre cada una de ellas se cantaba el "via crucis", ya aludido. Previamente se habían marcado con cruces los lugares donde había de pararse a lo largo de las calles del pueblo.

No podemos omitir otro acto que también se recuerda con verdadero cariño: "las tinieblas". Su nombre proviene del tenebrario. En éste se colocaban 15 velas, que se iban apagando conforme se terminaba de recitar cada uno de los salmos. Al quedar apagadas las 15 velas, los presentes daban golpes, que en más de una ocasión fueron demasiado ruidosos.

¿Que significado tenía este acto religioso? Parece ser que se quería recordar el prendimiento de jesus en el huerto, en medio del tumulto y la algarabía. ¿acaso no dijo jesus: "esta es vuestra hora y el poder de las tinieblas"? Luego no está desencaminado el que se haya querido dar esta significación.

De los días de semana Santa, el Viernes Santo ha sido a lo largo de la historia el que más impacto ha dejado en los fieles. Ha sido y sigue siendo el día de más actos religiosos, de más procesiones y sermones.

La procesión llamada del "silencio" es, sin lugar a dudas, la que más público congrega. Una procesión larga en la que, como hemos dicho, se cantaban y aún se siguen cantando El arado, Los mandamientos y La baraja de los naipes.

La jornada concluía con el sermón de las siete palabras. El orador intentaba subrayar los atroces sufrimientos de jesus a lo largo de toda su pasión, para conmover los más profundos sentimientos de sus oyentes. Cuando más realista fuera la descripción de esos sufrimientos y más se elevara la voz, tanto más se suscitaba en los oyentes sentimientos de pena, compasión y hasta lágrimas.

No hay duda alguna que el Viernes Santo es el que más reminiscencias ha conservado de la forma de celebrarse en la edad media. Mucho ha cambiado después del concilio vaticano II, pero aún no se ha borrado del todo lo que se ha heredado de tiempos pasados.

Del Sabado Santo podemos subrayar la costumbre que desde tiempo immemorial había de recoger piedrecitas y después meterlas o rociarlas con agua bendita.

En la pascua de resurrección, se comenzaba con la procesión del encuentro. Los niños salían de la iglesia, y siguen saliendo, con la imagen del resucitado (hasta hace 8 años, con la imagen del Niño Jesus de Praga), algunos minutos antes que la Virgen, porque tienen un recorrido algo más largo.

El encuentro tiene lugar en la plaza. Es un momento muy emotivo y gozoso. La Virgen es despojada del manto negro (señal de luto, de duelo) y se le pone el blanco (señal de alegría, de triunfo). El sacerdote inciensa previamente las imagenes del resucitado y de la Virgen respectivamente. A continuación una señora, u otro fiel, recita esta bella y significativa poesía:

Buenos días tengas, Madre,
Señora, la de este pueblo
parece que estas llorosa
No sé decir cómo es eso,
tres días hace con hoy
que me han robado un cordero.
Muerto está. Que no lo está,
que viene con alma y cuerpo
a deciros: ¡No lloréis...!
¡Quitaos el manto negro!

Terminada la procesión, que ha recorrido las calles del pueblo, se celebra la santa misa.

Con un buen sentido cristiano, durante la Cuaresma no había diversiones. Se respiraba un clima más religioso. Se participaba más en los actos devocionales. Terminada la Semana Santa, se celebraba algo de una antigua tradición: los bollos.

El lunes de Pascua, a tono con la alegría pascual, los vecinos del pueblo salían a compartir una abundante vianda a base de chorizo, tortilla, jamón, etc.. Todo ello regado con el rico y sabroso caldo de la tierra. Era un día de campo y diversión. Podemos decir que tenía un claro matiz festivo, para significar que la resurrección del señor había que celebrarla por todo lo alto.

Un auténtico sentido de celebrar la Pascua, pasados los 40 días de la Cuaresma y Semana Santa, tiempo de más austeridad y penitencia.

Lamentablemente, este día ha perdido el auténtico sentido quasi-litúrgico de otros tiempos, pues ahora la gente joven, con el pretexto de que se tiene que ir el domingo, celebra los bollos el Sábado Santo. Pero ¿que sentido religioso tiene celebrar una fiesta sin haber celebrado la alegría de la resurrección, sin haber cantado el aleluya?
Paradojas de los tiempos secularistas en que vive mucha gente que, aprovechando un motivo religioso, celebra esta jornada de los bollos sin el sentido gozoso pascual que tuvo durante varias centurias. Desde hace algunos años se intenta recuperar este día del lunes de bollos, pero ya, prácticamente se reduce a grupos de matrimonios que se reúnen para comer juntos en las eras del pueblo. ¡Algo es algo!


Via crucis (I)
Alma, que ociosa te sientes
malogrando esta ocasión.
¿Es posible que no sientas
mis dolores, mis afrentas,
mi muerte, pena y pasión?
Levántate, fervorosa,
pues te llama amante fino.
Busca esa piedra preciosa,
que hallarás amorosa,
si andas el recto camino.

LÁGRIMAS DE CORAZÓN
DE PURO DOLOR LLOREMOS
PARA QUE TODOS LOGREMOS
PARA QUE TODOS LOGREMOS
EL FRUTO DE LA PASIÓN.

A la primera estación
atento quiero que notes
con cuanta resignación
llevé por tu redención
más de cinco mil azotes.

Hombre, mira y considera,
movido de compasión,
que en esta estación primera
me sentencian a que muera
entre uno y otro ladrón.

LÁGRIMAS DE CORAZÓN......

A la segunda camina,
verás que en tumulto vario
todo el pueblo determina
que, al son de ronca bocina,
me conduzcan al calvario.
Guiando va un peregrino
a la descollada cumbre,
y el inocente cordero
va abrumado de madero
con modesta mansedumbre.

LÁGRIMAS DE CORAZÓN....

Caí en la estación tercera
y todos aquí gritaron:
¡Muera el embustero, muera!
y con indignación fiera
del suelo me levantaron.
Una soga a la garganta,
me echaron para tirar,
pero con violencia tanta,
que para sentar la planta
apenas me dan lugar.

LÁGRIMAS DE CORAZON.....

Camina Isaac obediente,
al precepto de mi padre
cuando se me pone enfrente,
rompiendo entre tanta gente,
mi desconsolada madre.
En este paso colige,
que en cuanto la vi venir
¡Vuelvete madre!, le dije
que tu pena más me aflige
que saber voy a morir.

LÁGRIMAS DE CORAZÓN....

En esta jornada larga
tan fatigado me veo,
que, en aflicción tan amarga,
me ayuda a llevar la carga
alqilado, el Cirineo.
No alivian por caridad
el peso con que me inclino,
sino llenos de impiedad,
porque teme su crueldad
quede muerto en el camino.

LÁGRIMAS DE CORAZÓN....

Con la fatiga y calor
me veía desfallecer
cuando, movida a dolor,
limpió en mi rostro el sudor
una piadosa mujer.
A tal estado he venido
que, con ser cielo sereno,
me hallo tan oscurecido
que sólo soy conocido
por llamarme Nazareno.

LÁGRIMAS DE CORAZÓN.....

Caí yo, ¡que desconsuelo!,
al salir de la ciudad:
y me levantan del suelo
tirando de barba y pelo
con fiera inhumanidad.
A violencia de empellones
a caminar me precisan.
Entre injurias y baldones,
metido entre los ladrones,
todos me arrastran y pisan.

LÁGRIMAS DE CORAZÓN.....

De unas mujeres oí
unos ayes lastimeros;
pero las correspondi
diciéndolas que por mí
llorasen y sus pecados.
Si por las culpas ajenas
esto se ejecuta en mí,
más duras serán las penas,
de horror y espanto llenas,
que padeceran por mí.

LÁGRIMAS DE CORAZÓN....

La gravedad del pecado
en la cruz tanto pesó,
que rendido y fatigado,
del todo ya desmayado,
en el suelo me postró.
Al quererme levantar,
como la fuerza era poca,
caí, para más penar,
tan fuerte, que vine a dar
en el suelo con la boca.

LÁGRIMAS DE CORAZÓN....

Llegué al monte sin aliento,
sin poderme ya tener.
desnúdanme desatentos
y, doblando mis tormentos,
vinagre me hacen beber.
¡que verguenza, que pudor!
Contempla, padecería,
puesto del frío al rigor
y en el decoro mayor
desnudo en medio del día.

LÁGRIMAS DEL CORAZÓN.....

Los más impíos tiranos,
impelidos de furor
más que tigres inhumanos,
me ataron de pies y manos,
cual si fuera un malhechor.
Mira el descanso que hallé
después de fatiga tanta:
un palo mi cama fue
de sólo el ancho de un pie
donde el cuerpo se quebranta.

LÁGRIMAS DE CORAZÓN....

Ya en la cruz me han clavado
inhumanos y crueles.
En alto me han levantado,
y con la lanza el soldado,
ya verdugos con cordeles.
Mírame entre cielo y tierra
de tres escarpias pendiente.
Tembló de dolor el suelo,
rasgose del templo el velo
y el hombre no se arrepiente.

LÁGRIMAS DE CORAZÓN....

Por tres horas bien cumplidas
el aliento me duró,
hasta que, por las heridas
mortales y repetidas,
el alma se despidió.
Ya era sobre todo el mundo
muerto a su muy bella luz
cuando, con llanto profundo,
aquel cuerpo sin segundo
fue bajado de la cruz.

LÁGRIMAS DE CORAZÓN....

Ya a la última viniste.
contempla aquí con piedad
a mi madre, la más triste
que jamas verás ni viste,
llorando su soledad.
No te asustes, alma mía,
ponte en silencio a escuchar
los alientos de María,
que, sobre la losa fría
del sepulcro, va a llorar.
Alma, pues que en tu pasión
me has acompañado fiel,
de tus culpas el perdón
conseguiste con amor.
Por siempre jamás. Amén.



LOS MANDAMIENTOS

Si queréis saber cristianos
la pasión de los excesos
y para mejor decir
vamos por los mandamientos.
En el primero fue Judas
cuando a aquel manso cordero
le vendió por treinta reales
luego le entregó en el huerto.
En el segundo los judíos
en el huerto le prendieron
y con grandes griteríos
en la cárcel le metieron.
En el tercero, la junta,
aquella junta que hicieron,
manda que le crucifiquen
y que le azoten primero.
En el cuarto a la columna
le amarraron como un reo
y toda la noche estuvo
en un cautivo tormento.
En el quinto canta el gallo
cuando le negó San Pedro
le agarraron de la barba
mil bofetadas le dieron.
Le sacaron a un balcón
púrpura y caña le han puesto
una corona de espinas
le pusieron en el sexto.
En el séptimo la cruz
sobre sus hombros pusieron
tanto le vino a pesar
que dio con ella en el suelo.
En el octavo tres clavos.
Ya están los barrenos hechos
Le clavan de pies y manos
le descoyuntan los huesos.
En el noveno expiró
y vino Longinos luego,
le dio una fuerte lanzada
en su santísimo pecho.
En el décimo José,
San Juan y la Virgen pura
le bajaron de la cruz
para darle sepultura.
Si quereis saber cristianos
quién dictó estos mandamientos
el doctor que los dictó
fue Cristo, redentor nuestro.
Allá va la despedida,
la que Cristo echó a su madre,
que en el ara de la cruz
derramó toda su sangre.
Allá va la despedida,
la que Cristo echó en Belén:
¡Dios, que nos juntó aquí
nos junte en la gloria. Amen!




EL ARADO

El arado cantaré,
de piezas le iré formando
y de la pasión de Cristo,
misterios iré explicando.
el dental es el cimiento
donde se forma el arado,
pues y tan buen Dios tenemos
amparo de los cristianos.
La cama será la cruz,
la que Dios tuvo por cama,
al que adorara su cruz,
nunca le faltará nada.
El tercero que atraviesa
por el dental y la cama
es el clavo que penetra
aquellas divinas plantas.
La telera y la chaveta
entre ambas hacen cruz.
Consideremos cristianos,
que en ella murió Jesús.
La mancera es el rosal
donde salen los olores.
María coge dolores
de su vientre original.
La reja será la lengua
la que todo lo decía.
¡Válgame el divino Dios
y la sagrada María!
el escuño es el que aprieta
todas estas ligaciones.
Contemplemos a Jesús,
afligidos corazones.
las orejeras son dos.
Dios las abrió con sus manos.
Así nos abra las puertas
de la gloria que esperamos.
El timón pide derecho,
y así lo pide el arado,
significa la lanzada,
que le traspasó el costado.
El barreno que atraviesa
por la punta del timón,
significa el que traspasa
los pies de nuestro Señor.
Las belortas son de hierro
donde está todo el gobierno
significa la corona
de Jesús el Nazareno.
La aguijada que el gañán
lleva agarrada con mano,
significa bien las varas
con que a Cristo le azotaron.
El gañán, el Cirineo,
el que a Cristo le ayudaba
a llevar la santa cruz
de madera tan pesada.
Los bueyes son los humanos,
los que a Cristo le llevaron
desde la casa de Anás
hasta el monte del calvario.
El yugo será el madero
donde a Cristo le amarraron;
y las sogas, los cordeles
con que le ataron las manos.
Los frontiles son de esparto;
se los ponen a los bueyes.
Y al buen Jesús maniataron
con los ásperos cordeles.
El bardón es la saeta,
se la tiran al costado.
La correa, el pañuelo
con que sus ojos vendaron.
Los collares son las fajas
con que le tienen fajado.
Los cencerros, los clamores
cuando le están enterrando.
La azuela, que el gañán lleva
para componer su arado,
significará el martillo
con que remachan los clavos.
El surco, que el gañán lleva
por medio de aquel terreno,
significa el camino
de Jesús el Nazareno.
Los chaparros, que se encuentra
el gañán cuando va arando,
significan las caídas
que dio Cristo hacia el calvario.
La semilla, que derrama
el gañán por aquel suelo,
significa bien la sangre
de Jesús el Nazareno.
El agua, que el gañán lleva
metido en su botijón,
significa la amargura,
que bebió nuestro Señor
Padres, los que tengáis hijos,
ya habéis oído el arado.
Pues dadlos buenos ejemplos
y procurad enseñarlos.
Ya se concluyó el arado
de la pasión de Jesús.
¡Contemplemos a María
que nos dio su gracia y luz!












                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (2)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje