Román Encabo    rencabo@msc.es Fecha  8/08/2003 12:44 
Host: 195.53.79.18    IP: 195.53.79.18    Sistema: Windows XP


Volver al foro Responder Re: SUGERENCIA: SENDERISMO EN NAVARREDONDILLA   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje


SENDERISMO EN EL ALTOALBERCHE:



Hemos afirmado, con anterioridad y en esta misma ventana digital, que nuestra zona del Alberche "solamente se salvará desde una perspectiva turística: desarrollando un tipo de turismo sostenible y permanente. Y no solamente nuestra zona del Alberche: creo que la mayoría de la España interior tiene en el turismo su única tabla de salvación".

Al leer en un periódico digital de la capital de nuestra provincia que "Los ayuntamientos de Cebreros y Navaluenga tendrán homologadas este verano sus rutas de senderismo" me he decidido a exponer aquí mi opinión sobre esta modalidad deportiva y de ocio que es el senderismo, convencido de que si los pueblos del Valle del Alberche, individualmente o en conjunto dos o más pueblos entre sí, implantan el senderismo, ello sería sin duda una fuente de beneficios.

El senderismo es, sin duda alguna, uno de los aspectos turísticos que podemos y debemos desarrollar en el Valle del Alberche. Es más, a este tipo de turismo o de actividad turística tienen acceso todos los pueblos que configuran el Valle, pues, no necesita un desembolso económico previo que pueda resultar insoportable incluso a los Ayuntamientos más pequeños. La matera prima, es decir, la infraestructura necesaria para el senderismo nos la da gratis, en nuestra zona, la misma naturaleza. Los caminos, las callejas y veredas; el Alberche y las innumerables gargantas y arroyos que a éste afluyen; las bellas iglesias parroquiales y las antiguas ermitas que adornan nuestro paisaje, todo ello y mucho más lo tenemos instalado ya en nuestra zona. A ello añadimos algo que es connatural a nuestros pueblos serranos: su rica y variada gastronomía y su buen vino harán que el caminante pueda hacer un alto en su sendero y dar gracias por las maravillas que contempla con un reconfortante bocado y un refrescante trago.

El senderismo es -leemos en el Manual de Senderismo de la Federación Castellano-Leonesa de Montañismo- "la actividad deportiva no competitiva, que se realiza sobre caminos balizados, preferentemente tradicionales, ubicados en el medio natural, busca acercar la persona al medio natural y al conocimiento del país a través de los elementos patrimoniales y etnográficos que caracterizan las sociedades preindustriales, recuperando el sistema de vías de comunicación". Los senderos son, pues, caminos balizados, seguros y bien señalizados, con señales verticales y horizontales.

Al practicar senderismo podríamos decir que la naturaleza y el hombre se encuentran tal cual son: la naturaleza en su estado puro, sin haber sido tocada ni modelada por la mano del hombre; e igualmente podríamos decir del senderista, pues, para practicar senderismo no es necesario tener una preparación física previa determinada. Cierto es que el senderismo tiene por objetivo depurar y mejorar las condiciones físicas y psíquicas del individuo, pero, para iniciarse en el senderismo no es importante ni la forma física ni la edad. Existen rutas y senderos para todas las edades, sea cual fuere la forma física de los caminantes.



Sería interesante que los Alcaldes de nuestros pueblos, o grupos creados ad hoc pero con el amparo institucional de los Ayuntamientos, empezasen a plantearse este tipo de turismo que nos hará descubrir los entresijos y espacios naturales más recónditos, que nos permitirá descubrir el legado cultural de nuestros pueblos, rastreando en los vestigios culturales del pasado, que facilitará al urbanita de hoy el contacto con el mundo rural y sus formas de vida.

El movimiento senderista, cuya aparición en España se remonta a una treintena de años atrás en el Pirineo Catalán -ya que el senderismo tuvo su origen en 1947 en Francia, quien coordinó su actividad con otros paises centroeuropeos con la creación de la ERA, "European Ramblers' Association, ha adquirido hoy una institucionalización a través de la Federación Española de Montaña y de las Federaciones Autonómicas e, incluso, del Instituto Geográfico Nacional, con quien la Federación tiene compromisos de colaboración.

Con la homologación de los senderos, por parte de la Federación correspondiente, ganaremos, además, en seguridad. Los senderos quedarán claramente definidos (existen varios tipos: Gran y Pequeño Recorrido -GR y PR-; Senderos Locales -SL-…), y su recorrido se practicará apoyados en las señales, topoguías, fuentes y refugios que las federaciones ponen al alcance y conocimiento de los senderistas.

Termino estas líneas adhiriéndome a aquellos que aseguran que el senderismo devolverá al camino "el concepto de lugar de encuentro, de intercambio, de superación de particularismos, que ha tenido a lo largo de la historia" (Manual de Senderismo, F.C.L.M).

Que los Alcaldes del Valle del Alberche, siguiendo el ejemplo de los de Cebreros y Navaluenga -a quienes aprovecho para felicitar desde aquí-, se decidan a homologar en sus pueblos rutas de senderismo: Nuestros pueblos y la calidad de vida en ellos saldrán ganando.


Román Encabo








                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (0)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje