Ricardo Encabo     Fecha  5/06/2013 02:39 
Host: 213.37.190.119    IP: 213.37.190.119    Sistema: Windows NT


Volver al foro Responder Ritos funerarios religiosos cristianos en el Valle Alto del Alberche. (s. XVIII)   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Ando haciendo algunos trabajos para la Uiversidad, y cuando me dan a elegir suelo coger trabajos sobre Ávila. Este me lo han corregido y parece que les ha gustado. Lo cuelgo ya que creo que puede ser interesante. Es un poco largo pero creo que vale la pena leerlo.

Espero no aburriros. Disculpad si el tono del trabajo es muy formal, pero es para la Universidad.

Es un trabajo sobre antropología, no de historia pura, pero aún así creo que todos lo podemos entender.
Si alguien tiene alguna duda que la planteé, que trataré de aclararsela.

Ritos funerarios religiosos cristianos en el Valle Alto del Alberche. (s. XVIII)

A partir del Concilio de Trento (1545-1563) la Iglesia Católica comenzó a llevar registros parroquiales, referentes en un inicio a los nacimientos y posteriormente a los casamientos y defunciones llevados a cabo en su seno. Esta fuente, difícilmente abarcable de información antropológica reunida a los largo de siglos, nos indica numerosas costumbres en lo relativo a los diferentes ámbitos de la vida. Si bien en un inicio las descripciones eran parcas, debido a la poca formación del clero, más adelante alcanzaron un gran nivel de detalle llegando a mediados del siglo XVIII a un alto grado de precisión. Gracias a esto actualmente podemos realizar estudios enfocados a las diferentes ramas de la historia y sus ciencias auxiliares.

La situación de las parroquias en el orbe cristiano denotaba diferentes tipos de características que nos hacen ver reflejadas en los textos como un registro vivo y actual sociedades tan cercanas en lo personal como lejanas en el tiempo. En la Castilla del siglo XVIII, cabeza de un Imperio donde no se ponía el Sol, el particularismo regional castellano queda reflejado en sus iglesias apareciendo actualmente registrado en sus libros. La sociedad estamental finaliza su recorrido y unas estructuras más medievales que modernas se nos abren por medio de los libros parroquiales.

En este contexto hallamos en una zona al sur de Ávila, el valle Alto del Alberche, numerosas iglesias en localidades pequeñas con unas poblaciones muy estables desde la repoblación por parte de Alfonso X en el siglo XIII.

Dentro de los registros parroquiales encontramos los de difuntos hallándose en ellos numerosos ritos religiosos además del propio rito relativo a la defunción. La particularidad de los libros de difuntos es que, a diferencia de los ritos referentes al nacimiento y casamiento, en ellos el finado manda realizar otros ritos posteriores al suyo propio. El muerto pretende ser parte activa después de muerto.

Las partidas de defunción no son como actualmente una enumeración de datos, sino que se realiza una detallada relación de mandatos por parte del muerto para que se realicen con cargo a un dinero que dejaba para su realización. Actualmente se asemejan más a un testamento que a un registro.

Es por ello que una de las primeras informaciones que el investigador tiene de estos documentos es el poder adquisitivo de cada individuo. Esto es debido a que el que tenía muchos bienes dejaba un extenso testamento, mientras que quien no tenía dinero aparecía como “pobre de solemnidad”, dándosele una misa.

La transcripción que aparece a continuación corresponde a la Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol del pueblo de Navarredondilla en Ávila. Esta iglesia hasta el inicio del siglo XIX estaba anejada a la abadía de agustinos regulares de Burgohondo.

“En el lugar de Navarredondilla en el primer dia del mes de septiembre del años de mill settecientos ochenta y ocho: Yo el infraescripto cura vicario de la iglesia Parroquial de dicho lugar en ella di sepultura al cadaver de Domingo Encabo conjunta Persona que fue de segundas nupcias con Manuela Calvo, y vecino de este lugar habiendo recibido los Santos Sacramentos de Penitencia y Extrema Uncion hizo testamento ante Bartolomé Julian Sanchez fiel de los hechos de este dicho lugar y vecino de el y hordeno se celebrasen por su alma los siguientes sufragios:

Primeramente que en el dia de su Yntierro se dijese una Misa Vigiliada según es costumbre de la Parroquia. D1+

Que en Altar Mayor por ser Previlegio se dijese otra Misa. D1+

Ytem Honras Primera, Segunda y Cabo de año D3+

Ytem Una Novena de Misas al estilo de la Parroquia D9+

Ytem Que en cada uno de los Alteres se celebre una Misa Cantada D5+

Ytem Quatro misas más de Novena por su Alma D4+

Al Seños San Antonio de Padua una Misa Cantada D1+

Al Angel de su Guarda y Santo de su nombre dos cantadas D2+

Por las Animas de sus Padres dos Misas Cantadas D2+

Por las Animas de sus mujeres que fueron otras dos D2+

Por la Anima de Domingo Blazquez una Misa Cantada D1+

Por las Animas de sus suegros dos Misas rezadas D2+

Por las Animas de sus dos hermanos otras dos rezadas D2+

Por cargos y descargos y penitencias quatro misas rezadas D4+

Ytem Oblación, ementación y responso Santo lugares lo acostumbrado. Medio Añal entero. Nombró por sus testamentarios a su hijo Ygnacio Encabo y a su mujer Manuela Calvo dejo por Herederos a Ygnacio, Felipa, Antonio, Marcos, Justa y Ysidra Encabo, sus hijos todo lo cual se obligaron a pagar de un breve tiempo y para que conste lo firmo en dicho lugar, dicho día, mes y año. Ut Supra.

Don Pedro García Melgar”

[La transcripción se ha realizado respetando textualmente el texto original, excepto las contracciones en donde se ha puesto la palabra completa.]

Comienza el texto atestiguando que Domingo Encabo ha “recibido los Santos Sacramentos de Penitencia y Extrema Uncion” por lo que puede pasar a la siguiente parte del rito en la que es consciente de no estar vivo físicamente, pero si espiritualmente, por lo que manda otros ritos en la esperanza de no caer en el olvido. Por ello manda “Honras Primera, Segunda y Cabo de año”. Una misa la siguiente semana, otra a la siguiente y otra cuando haya transcurrido un año realizándose un “responso” y nombrándole explícitamente: “ementación”.

Otra parte del rito se celebrará durante un año y consistirá en dejar pan sobre su tumba durante ese tiempo. A eso se denomina “Añal entero”. Es curioso encontrar la palabra “Medio“ tachada justo antes de añal. A esta fase corresponde la “Oblación” a que se refiere en la última parte del escrito.

Además de informarnos sobre ritos también nos informa sobre relaciones de parentesco.


Un saludo
Ricardo Encabo                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (0)
 
  • » Ritos funerarios religiosos cristianos en el Valle Alto del Alberche. (s. XVIII) « - Ricardo Encabo - 5/06/2013 02:39 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje