Sugerente     Fecha  18/02/2004 09:30 
Host: 195.53.79.18    IP: 195.53.79.18    Sistema: Windows XP


Volver al foro Responder Sugerente   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
De anarquista, ateo, hippie y marginal a líder católico

Mónica Vázquez - Madrid.-(LARAZONDIGITAL:17/02/2004)
A los 13 años dejó la Iglesia «por el contratestimonio de algunos cristianos». Tras el bachillerato, el francés Pascal Pingault comenzó Letras, aunque, al poco tiempo, salió con su mochila al hombro alimentándose sólo de pan y queso, alternando en comunidades hippies.
«Era un marginal, revolucionario y ateo. Me dedicaba a vagabundear», señala, «aunque a veces regresaba con mi novia Marie Annick de la Juventud Obrera Cristiana. Todo cambió cuando a unos amigos que pasaban cerca de su casa se les averió el coche y fueron a pernoctar a su hogar. «Martine, una amiga del colegio, y Jean, acababan de vivir una conversión en la Renovación Carismática y se veían realmente transformados», rememora.
«Hablaban de Alguien, no de una idea, Alguien que amaba y se dejaba amar, Alguien que estaba vivo». Comenzaron a hacerles preguntas y con ellos releyeron la Biblia. «Rezaron allí por nosotros. Una hora antes no creía, una hora después estaba profundamente renovado», indica. «Rompimos a llorar delante de Dios, reconociéndolo como Señor nuestro, en una experiencia interior de gozo y de arrepentimiento tan fuertes que cambiamos completamente nuestras vidas», asegura.
Desde ese momento no pararon de hablar de Dios y muchas conversiones se produjeron a su alrededor.
«Habíamos despuesto las armas ante Dios, teníamos conciencia del amor que Él tenía hacia nosotros», indica. Entonces compartían con el anarquista Bruno y su novia France.
Reclamaron el Espíritu Santo
Pidieron por su conversión y una noche que organizaron una exposición en Bretaña, Bruno y France reclamaron que les impusieran las manos para recibir al Espíritu Santo. «Fue entonces cuando a pesar de que él pertenecía a una familia anarquista y atea y ella a una atea y anticlerical vivieron un Pentecostés personal y desearon compartir con nosotros el mismo techo», señala. A partir de allí comenzaron a formar la comunidad católica, «Pan de Vida». Hoy hay 50 en todo el mundo. Al principio oraban cuando lo sentían, «no entendíamos ni la regularidad, ni la obediencia, ni una cierta forma de pobreza, no comprendíamos lo que constituye el corazón de una comunidad cristiana», explica, «solamente cambiamos a partir de la cita bíblica Hechos 2, 42: «Ellos eran fieles a la enseñanza de los apostoles, ponían sus bienes en común, eran asiduos en sus oraciones. No-sotros rezábamos cuando nos daba la gana, nos parábamos en la cocina, en los sillones...». Actualmente cuidan de los leprosos en Francia.


                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (1)
 
  • » Sugerente « - Sugerente - 18/02/2004 09:30 
    • Re: Sugerente - UNO MAS - 18/02/2004 18:51 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje